Segundo Fidalgo


En la actualidad la importancia de la incorporación de las nuevas tecnologías a la educación es patente. ¿Usted qué opina?

No es tan patente como debería serlo. No es igual en todas las comunidades y, dentro de cada comunidad, hay muchas diferencias entre centros educativos.
De cualquier forma, creo que la implantación de las TIC en el campo educativo es insuficiente. En Europa nos llevan demasiada ventaja.

Desde su punto de vista, ¿cuál es la mayor ventaja que deben aportar?

Hay tres aspectos que las TIC pueden reforzar y/o mejorar:
a) La búsqueda, selección y tratamiento de la información. Nunca hemos tenido a nuestro alcance tanta información, pero ahora tenemos el reto de saber buscarla y reescribirla.
b) La comunicación: Rápida, inmediata. Gracias a las TIC no hay distancias.
c) La publicación de materiales. Un blog se hace en cinco minutos y con él podemos llegar a todo el mundo.

Es de sobra conocido que existen opiniones enfrentadas en este campo. ¿Cuál es el mayor miedo que quizás haya que superar?

Las TIC nos abren caminos desconocidos, tanto a los alumnos como a los profesores y también a la sociedad en general. Tendremos que ir avanzando, equivocándonos y corrigiendo errores. Pero no hay que tener miedo. Son muchas sus ventajas aunque también supongan inconvenientes y algunos peligros.

Si se encontrase ante un maestro que aún duda si usar o no las nuevas tecnologías, ¿qué le diría?

Que, si no quiere quedarse anclado en el pasado, deberá pensar en ir cambiando el encerado y la tiza por la pizarra digital; los cuadernos y los lápices por los portátiles o las tabletas.

¿Y a un alumno deseoso de usarlas?

Que las use y las reivindique, porque está en su derecho. Que aprenda a manejarlas para obtener de ellas todo lo que pueden darle, que sin duda es mucho y en parte está aún por descubrir.

A modo de conclusión, explique brevemente cuál es su rol dentro de esta temática.

Llevo más de 20 años aprendiendo y disfrutando con las TIC. Soy coordinador del tema en mi colegio. Tengo la suerte de poder trabajar cada día con mis alumnos del tercer ciclo de primaria, usándolas de forma casi exclusiva.
Creo que tenemos mucho que descubrir, pero el camino que nos espera merece la pena. También estoy convencido de que el papel del profesor ha de cambiar radicalmente y, como consecuencia, también el de los alumnos. Con las TIC, todos aprenden y todos enseñan.